Fondeo en Boya en 10 simples pasos

En nuestras prácticas de navegación para los alumnos de Licencia de Navegación, Patrón de Navegación Básica y Patrón de Embarcación de Recreo, insistimos mucho en la necesidad de dominar esta técnica de fondeo.

Los campos de boyas para preservar el alga posidonia se han incrementado en los últimos años de manera exponencial. La acción de las embarcaciones que con intensidad dejan caer sus lineas de fondeo por  encima de la posidonia, labran la pradera cortando las hojas y fardos dejando zonas totalmente estériles.

Por este motivo, además de algún otro de interés económico, mucho menos claro y del que no es objeto este articulo,  el incremento de estos campos de boyas se están ampliando. Como ejemplo, y según datos del Govern Balear, existen nueve campos de boyas operativos de junio a septiembre para favorecer el fondeo ecológico, con un total de 330 boyas en 2014. La ocupación en ese mismo año fue de 4.484 fondeos, lo que nos indica el intenso tránsito de embarcaciones.

En Mallorca, Ibiza, Formentera y Menorca existen aproximadamente 100.000 hectáreas de praderas de posidonia, que suponen en torno al 70% de toda la existente en España, por lo que si tenemos previsto navegar, es bastante frecuente que tengamos que fondear en boya en algún momento.

campos-de-boyas-en-baleares

Boya vs ancla

No vamos a hacer una defensa del fondeo en boya respecto al “fondeo libre” porque a buen seguro tendríamos para otro extenso Post. Simplemente queremos incidir sobre las diferencias entre una y otra técnica dejando la decisión de cada navegante respecto a si es necesario que existan más o menos campos de boyas.

Ventajas

  • Estamos preservando la posidonia en peligro de extinción.
  • Con el fondeo en boya desaparece nuestra preocupación por el ángulo de borneo del resto de barcos y el nuestro.
  • No debemos preocuparnos por el garreo.
  • La seguridad en boya está garantizada normalmente hasta vientos Fuerza 6.
  • Algunos campos de boyas ofrecen servicio de taxi incluso de hasta 24 horas, lo que supone una comodidad al navegante.

Inconvenientes

  • La mayoría no son gratis y tienen un coste.
  • Requiere de una cierta planificación. Para poder reservarlas con éxito,  debemos tener una cierta previsión del día o días que las vamos a necesitar, algo que para algunos navegantes supone un problema.
  • Estamos confiando nuestra seguridad a un supuesto mantenimiento externo. En caso de rotura o fallo, el ancla nos avisa garreando, mientras que la boya si falla el resultado puede ser ir de forma inmediata contra la costa u otro barco.

Como la mayoría de maniobras que afrontamos, cuando las condiciones meteorológicas son favorables, el éxito está casi siempre asegurado. La dificultad suele producirse cuando las condiciones de viento arrecian. Existen básicamente tres elementos externos que incidirán en la maniobra: viento, marea y corriente. Vamos a ocuparnos básicamente del viento y de cómo utilizar la técnica necesaria:

1- En primer lugar, y como casi siempre ocurre al navegar, la anticipación es fundamental, para ello previamente habremos analizado el parte meteorológico de la zona y decidiremos nuestro fondeo en función del viento y mar previsto. Recordar siempre la idoneidad de tener una costa a barlovento.

2- Repasaremos el derrotero y la carta de la zona, descubriendo los posibles peligros a la navegación, identificación de la costa, sonda, tipo de tenedero en el caso de ser un fondeo mixto, y posición específica del campo de boyas.

3- En la medida de lo posible evitaremos fondear de noche ya que siempre será mucho más complicado al desconocer la situación de otras embarcaciones, localización de la boya, etc.

4- Con la identificación de nuestra boya por color y eslora, que habremos obtenido previamente, llamaremos por el Canal de trabajo VHF correspondiente al responsable de la boya y procederemos a preparar la maniobra. Evitaremos fondear 2 barcos en una misma boya.

5- Colocaremos 2 amarras en proa colocando la gaza de la primera en una cornamusa. Un tripulante con el chicote en la mano y el bichero a punto, se preparará para pasar el cabo por la línea principal y no por la boya.

6- El patrón maniobrará proa al viento y proa a la boya. Esto es muy importante porque como ya sabemos, el viento abate la proa del barco, por lo que si colocamos la proa justo al viento manteniendo la arrancada, conseguiremos neutralizar ese abatimiento.

7- Regularemos nuestra velocidad en función de la intensidad del viento y la corriente, pero calculando que sea suficiente para que nos permita llegar a la boya y parar el barco. De esta forma ofreceremos más tiempo a la persona situada en proa para poder pasar por seno la primera amarra.

8- Con el bichero el tripulante de proa alcanzará la boya y una vez pasado el chicote por seno, haremos firme en esa misma cornamusa, justo encima de donde teníamos la gaza. De esta forma deberemos tener los dos chicotes de la amarra a bordo y en la misma cornamusa. No nos empeñemos en subir la boya a bordo ya que no es necesario. Es como enhebrar una aguja…

9- De esta forma nos quedará una segunda cornamusa libre para pasar la segunda amarra de seguridad, muy recomendable siempre, pero especialmente si las condiciones de viento arrecian o tenemos previsto pasar la noche.

10- A pesar de que estemos fondeados en una boya, y siempre que las condiciones lo permitan, no está de más revisar el estado de la boya buceando con unas gafas y tubo que siempre recomendamos estibar.

Para finalizar deciros que en Baleares, existe una web dependiente de la Conselleria de Medi Ambient, pudiendo realizarse reservas también in situ, y recientemente en la propia App:

balears-life-posidonia

 

 

 

Web informativa: http://www.balearslifeposidonia.eu/

App: http://www.cbbasea.com/landing/index.html