Travesía Barcelona – Baleares

Si arrancamos nuestro coche desde Barcelona y nos dirigimos hasta Vinaroz, tendremos que recorrer aproximadamente unos 200 kilómetros. No nos parece que esta sea una gran aventura ni por supuesto una gesta o reto difícil de alcanzar. Esta misma distancia, traducida en millas, que es como normalmente mesuramos la distancia en el mar, vienen a ser unas 100 millas. Es la distancia mínima que hay entre Barcelona y Baleares, concretamente al puerto de Soller en la costa norte de la isla de Mallorca, pero esta distancia o mejor dicho, la travesía en sí, es un reto que atrae a cualquier navegante que empieza en el mundo de la náutica. Quizás será porque nuestro elemento natural es la tierra, o porque cuando realizamos esta travesía llegará un momento en que perderemos totalmente de vista la tierra, o porque nos sentimos más desprotegidos allí en medio del “pequeño charco mediterráneo” que separa la península del archipiélago balear, o por cualquier otra razón, pero lo cierto es que lo comprobamos año tras año que…¡cruzar a baleares atrae!

Pues bien, nuestros cursos de Per a Bordo empiezan precisamente cumpliendo un reto. Los alumnos llegan el lunes por la mañana a nuestra Escuela ubicada en Port Olimpic , y allí después de las oportunas presentaciones, realizan sus prácticas homologadas de radio. Posteriormente comen por la zona, lo que sirve para que la tripulación se vaya conociendo, y después de ir al supermercado, hacer la lista de compra y estibar convenientemente en el barco, se zarpa rumbo a alguna de las islas Baleares.

travesia balear

A pesar de las constantes innovaciones tecnológicas en todo lo que se refiere a comunicaciones marítimas, la mayoría de barcos como los de nuestra escuela, tan sólo cuentan con una Radio VHF cuyo alcance es de aproximadamente 25 millas. Esto se traduce en que inevitablemente , a partir de que hayamos navegado unas 10-12 millas desde la costa, y cuando los teléfonos dejan de tener cobertura, la única comunicación posible es a través de esta Radio VHF. El equipo por tanto, tiene una importancia vital en la seguridad a bordo, de ahí que se le otorgue un papel destacado en los cursos impartidos. Para poder cruzar a Baleares, el barco debe estar despachado para 60 millas y entre otras cosas importantes, deberá estar provisto de una Radio con DSC (Llamada Selectiva Digital). Esto a la postre es un botón de color rojo (Distress) protegido convenientemente para no poder accionarlo involuntariamente. Si abriendo esta tapa transparente, lo pulsamos durante unos 5 segundos, activaremos el procedimiento de Distress. Como estas radios funcionan a través de un canal digital en el que se encuentra la posición del barco (latitud y longitud), así como su identificativo (MMSI), el barco o Centro Coordinador de Rescate (normalmente Salvamento Marítimo) que lo reciba,  sabrá que ese barco tiene un problema y además podrá ubicar su posición en el momento del Distress.

conduciendo

Empezábamos este artículo comparando un teórico trayecto en coche desde Barcelona a Vinaroz, con una travesía en velero desde Barcelona a Soller de idéntica distancia, pero nos hemos olvidado de un par de variables importantes: el tiempo en sus dos acepciones, como unidad temporal (cuanto vamos a tardar), y como concepto global de meteorología. Mientras que el trayecto en coche nos va a ocupar aproximadamente un par de horas, nuestra singladura en velero durará entre 14 y 16 horas yendo todo bien (una media de 6 nudos/hora). A la postre significa que vamos a tener que pasar nuestra primera noche a bordo navegando, toda una experiencia para unos alumnos que acaban de iniciarse en el apasionante mundo de la navegación. Las guardias se suceden cada 2 horas, y se realizan siempre con 2 alumnos, apoyados por el instructor que se mantendrá pendiente de cualquier hecho relevante como puede ser el tráfico marítimo, los cambios de viento, el trimado de las velas, el rumbo, etc.

per a bordo

Respecto a la meteorología, en el ejemplo de nuestro coche,  deberíamos limitarnos probablemente a reducir nuestra velocidad para hacerla más segura, accionar los limpiaparabrisas,  escuchar una música relajada y poco más, mientras que en el barco y la navegación, la meteorología juega un papel decisivo.

Debemos planificar nuestras rutas en base a la meteorología prevista, si llueve nos vamos a mojar, y si hace frío vamos a temblar…Afortunadamente los partes meteorológicos cada vez son más fiables y ya quedan lejos aquellas navegaciones de antaño donde prácticamente el parte siempre era el mismo: marejada a marejadilla fuerza 2 a 4.  Luego cuando te hacías a la mar,  la realidad era la que era y el 2-4 podía ser 7-8 perfectamente…

En las escuelas náuticas impartimos PER, PNB, etc., que son titulaciones de recreo eminentemente. Por ese motivo hoy en día no hay ninguna necesidad de ir a “pasarlo mal”… La prudencia y la seguridad deben ser la mayor virtud de un buen patrón.

La primera vez que un alumno realiza su primera Travesía Barcelona – Baleares disfruta de sensaciones y momentos difíciles de olvidar.

¡Os esperamos a bordo para compartirlas con vosotros!