La resolución del examen de Patrón de Yate es a través de diferentes pruebas independientes. La superación de cada uno de los exámenes es individual.

Para aprobar es necesario contestar correctamente el 70 % de las preguntas que nos plantean, con la excepción de Navegación, que se deben realizar correctamente el 50 % de los problemas sobre la carta y el 70 % de las preguntas teóricas.

A continuación se especifican algunas características de cada una de ellas:

 

Seguridad:

Compuesta por los 4 capítulos siguientes:

  1. Seguridad en la mar. Conceptos básicos de la seguridad a bordo, conceptos muy similares a los estudiados en Patrón de Recreo.
  2. Teoría del buque. Preguntas, relativamente sencillas, en base a la estabilidad de la embarcación, el examen es a nivel conceptual, se eliminan los problemas de traslado de pesos.
  3. Primeros auxilios. Conceptos teóricos básicos de higiene naval y curas de emergencia.
  4. Propulsión mecánica. Prueba consistente en unas preguntas acompañadas de un problema de consumos.

 

Navegación:

El examen se divide en dos partes. La primera consta de varias preguntas teóricas de navegación. La segunda es la realización práctica de un ejercicio de navegación sobre la carta del Estrecho de Gibraltar.

 

Meteorología:

El examen es totalmente teórico, en base a las definiciones expresadas en este curso y normalmente va acompañado de una práctica de interpretación de un parte meteorológico.

 

Procedimientos radiotelefónicos:

La prueba de este capítulo es de fácil superación, compartiendo teoría y práctica de las comunicaciones por radio.

 

Legislación:

La prueba de legislación consta de varias preguntas totalmente teóricas, relativas a definiciones expresadas íntegramente en el curso. (Queda eliminado balizamiento y banderas excepto seis).

 

 Consulta la información detallada de los próximos

cursos de Patrón de Yate